¿Te ha sucedido que tras una crisis de ansiedad o durante ella, te invaden unas nauseas super poderosas e incontrolables? ¿Qué incluso sin haber ingerido alimento alguno se hacen intensas y llegas al vómito? Tranquilo, esto es normal si tienes en tu cuerpo mucha tensión y estrés. Los vómitos por ansiedad  se producen como una alerta de tu cuerpo sobre algo que debes digerir con calma, y más aún si te está ocasionando mucho estrés.

La ansiedad y vómitos se encuentran relacionados pues al activarse el sistema simpático en tu cerebro, lo primero que se afecta es tu estomago pues recuerda que tu cuerpo se activa para huir y órganos como el estómago le son restadas energías. Los vómitos y ansiedad se producen por un nivel de estrés en el organismo el cual debes procesar y aprender a nutrir tu organismo, recuerda que las enfermedades se presentan para alertarnos que no estamos haciendo algo adecuadamente. El vomito por ansiedad es algo que puedes tratar pero enfocándote en el problema desde la raíz.

Ansiedad, vómitos y diarrea

Como se comentó previamente el cuerpo al sentir estrés, realiza la activación del sistema nervioso simpático, acá es donde operan las emociones, paralelamente se estimula la corteza cerebral que es el pensamiento, es por ello que controlar la mente al momento de sentir ansiedad es crucial pues gran parte del malestar lo ocasionan los pensamiento si te enfocas en los síntomas que está presentando tu cuerpo.  Es común escuchar la ansiedad provoca vómitos, esto también se debe  que las sustancias que segrega tu cuerpo durante este proceso como la adrenalina afectan de igual modo el estómago. Es por esto que también es común que cuando un estímulo despierta en el sujeto un ataque de ansiedad con vómitos el estómago se vea seriamente afectado, pudiendo producirse incluso ganas de ir al baño constantemente o diarrea. Los vómitos y ansiedad tienen relación directa con el sistema digestivo. Esto te invita a cuidar tus emociones y tu organismo.

Síntomas de ansiedad y vomito

Puede que se presente estimulado por una situación realmente desagradable para ti, donde incluso se presenten vómitos continuos por ansiedad. Lo primero que debes entender es que los síntomas físicos sólo representan una cara de la ansiedad, es importante que asumas el problema de fondo y que no sólo desees eliminar los síntomas físicos pues entonces no encontraras una solución perdurable.  Es importante que aceptes, tengo ansiedad y vomito, para que tu mente y tu organismo comiencen a entender profundamente el problema. Las nauseas y ansiedad no se presentan por sí solas, ni una separada de la otra, tu organismo posee mucho estrés acumulado, molestias que no ha digerido bien, las náuseas pueden comenzar con un vacío en el estómago el cual te provoca expulsar algo de su interior sin razón alguna, puede venir acompañado de sudoración y enfriamiento de las extremidades, en ocasiones puede bajar la tensión arterial.

Vómitos por la mañana por ansiedad

Para ciertas personas los síntomas de la ansiedad se manifiestan con mayor fuerza durante la mañana, las náuseas pueden llegar o no al vómito, en los casos más extremos si llegan, si una persona está pasando por un momento difícil emocionalmente, o de mucho estrés puede que desarrolle un cuadro avanzado de ansiedad o una crisis de ansiedad y vómitos.

Son desconocidas aún las razones por las cuales la ansiedad se hace más fuerte durante las horas de la mañana, las personas tienden a despertarse nerviosas, agitadas, preocupadas, con temor, tal parece que comenzar un nuevo día sea un reto insuperable, llegando a presentar síntomas como vómitos por ansiedad.

Al parecer el cortisol u hormona del estrés tiene mucho que ver con esto. Pues es la encargada de preparar el organismo para ejecutar cualquier esfuerzo ya sea físico o mental. Esta sustancia aumenta  la presión arterial, acelera el ritmo cardíaco y la respiración.

Debido a esto muchas personas sienten que amanecen peor pues su pulso y el mecanismo de alerta al comenzar el día le ofrece un despertar agitado que puede demorarse unos minutos. Y aún más si se presentan nauseas que se convierten en vómitos, se recomienda tener un despertar con tiempo suficiente para atenderse y luego comenzar la rutina diaria.

Vómitos y ansiedad en niños

Si un niño experimenta momentos de ansiedad con frecuencia pueden comenzar los síntomas somáticos, uno de ellos son los vómitos por ansiedad en niños.

Aunque parezca increíble los vómitos son parte del lenguaje emocional del niño y también pueden estarnos informando algo. Recordemos que la ansiedad es parte natural del organismo y más en niños que constantemente se están enfrentando a situaciones desconocidas, un examen o separarse de los padres para ir a la escuela pueden ser generadores de ansiedad.

Los vómitos y trastorno de ansiedad se encuentran relacionados, si tu hijo está vomitando sin razón aparente es importante que revises la tensión en casa o en el colegio para que puedas identificar que es lo que está sucediendo.

Remedios para el vomito por ansiedad

Para la ansiedad con vómitos es importante que comprendas que debes enfocarte en el problema de fondo que es la ansiedad ya que trabajando la ansiedad  la tensión estomacal que esta ocasionado las náuseas y los vómitos van a ir disminuyendo.

Cuando el estrés se hace insostenible por un estado emocional de muy baja vibración al cual tu organismo se viene adaptando es muy posible que se produzcan ataques de ansiedad y vómitos,  es importante que realices un tratamiento integral que puede involucrar medicación para la ansiedad, tratamiento psicoterapéutico, alguna actividad que te permita aprender a trabajar la respiración de este modo si atacas la ansiedad y vómitos tu organismo podrá recuperarse con mayor eficiencia. Para las náuseas existen tratamientos naturales como el limón, también recomiendan agua y píldoras estomacales. Pero recuerda que tu prioridad es el fondo de la enfermedad que es la ansiedad, la cual tu mente ha vuelto un problema y tienes que volver a reprogramar.