¿Te pasa que estás tranquilo y de repente, aparece una extraña sensación de hormigueo en las manos y en los brazos, y posteriormente, una sensación de frío y pinchazos diminutos en la zona afectada? Probablemente estás sintiendo una parestesia por ansiedad, trastorno particular que aparece en momentos altos de ansiedad.

Las parestesias por ansiedad son ese entumecimiento en las extremidades que aparecen como una reacción ante altos niveles de estrés. Puede pasar por los brazos, piernas, manos u otras extremidades y levantar una preocupación. Te explicamos el alcance de estas parestesias y te damos luces de cómo combatir este trastorno.

Parestesia facial por ansiedad

La parestesia en la cara por ansiedad es un entumecimiento que aparece en la zona facial, la cual ocasiona también la pérdida de sensibilidad en alguna parte del rostro. Estas sensaciones anormales en el rostro ocurren debido a la irritación de los nervios de la zona y tiene distintas ramas.

Parestesia lingual por ansiedad

La parestesia por ansiedad lingual se traduce en un hormigueo (suele ser en la punta de la lengua), que sucede cuando el sistema nervioso tiene algún daño.  Puede aparecer en momentos de estrés o en circunstancias médicas en la que haya alguna manipulación, por ejemplo, tras la extracción de alguna muela. Debido a la gama de causas, el examen del área puede llevarse tras pruebas térmicas, mecánicas, eléctricas o químicas, lo que convierte a la parestesia facial por ansiedad en una molestia con cierta complejidad.

Ansiedad y parestesias en la cabeza

Durante los momentos de ansiedad, es posible que sientas una angustia constante por algo, desembocando en unas parestesias en la cabeza por ansiedad, la cual puede iniciar en los brazos manos y piernas, pero que puede llevar a ese hormigueo en la cabeza. Esto es síntoma de la inervación excesiva de los músculos de la cabeza, lo que provoca esos pinchazos tediosos. A diferencias de otras parestesias, en esta circunstancia se puede dar en momentos en los que estás tranquilo.

¿Qué síntomas tiene la ansiedad? Además de los pinchazos, puede desembocar en mareos y en una sensación de frío. Por esto, las parestesias por ansiedad son tan molestas, no limitándose al área facial sino englobando gran parte del cuerpo humano.

Parestesia en el cuerpo por ansiedad

Las parestesias y ansiedad están relacionadas y sacuden muchas partes del cuerpo humano. Ya hemos visto las que envuelven el rostro y la cabeza, pero lo cierto es que otras extremidades también reciben la consecuencia del estado de ansiedad que convierten un mal momento en una sensación generalizada de malestar.

Parestesia en manos por ansiedad

El sistema nervioso alterado da rienda suelta para que el hormigueo aparezca en las manos, la más habitual de las parestesias junto a la que ocurre en los brazos. Puedo ir seguido por una sensación de frío, y si bien no es peligrosa, es desagradable y hace que nos preocupemos.

Parestesia en piernas por ansiedad

Es menos habitual que en las manos, pero también puede pasar. Esta molestia acompaña a la de los brazos y manos y es incómoda, obligando incluso en ocasiones caminar para combatirla, sin ser suficiente.

Parestesia en espalda por ansiedad

La espalda no se salva de los hormigueos por culpa de la ansiedad. Si bien son muchas las afecciones que afectan esta parte del cuerpo, si está acompañada por mareos, zumbido en los oídos o sudor es porque probablemente estás en un ataque de ansiedad.

Parestesia en pie por ansiedad

Aunque no lo creas, incluso el pie puede presentar hormigueos por culpa de la ansiedad. Hace tedioso el caminar, y si bien no es propiamente doloroso, es un adormecimiento incómodo.

Parestesia nocturna por ansiedad

Los síntomas de ansiedad y parestesia incluyen dolor en las piernas, que evita conciliar el sueño, y el adormecimiento de otras partes del cuerpo como brazos, espalda y hasta el sector facial. La circunstancia no es natural ya que impide que puedas dormir tranquilamente, obligando a que tomes medida contra la parestesia por ansiedad que llega a afectarte en tus noches.

Parestesia crónica por ansiedad

La ansiedad y parestesias pueden afectar notablemente tu vida diaria si es recurrente. El insomnio no es un buen aliado, y si esa parestesia y ansiedad se vuelve crónica, entonces estamos ante un cuadro que hay que combatir con especialista. No es lo mismo tener un adormecimiento facial en determinado momento que hundirte en una crisis de todas las noches que evita un buen desempeño en el día a día. Esto debes combatirlo para tener una vida plena.

Es bueno entender que cualquier adormecimiento de los expuestos puede ser una simple causa de estrés. Sin embargo, no se debe subestimar. Ante una recurrente molestia facial o en otras partes del cuerpo, lo recomendable es buscar ayuda especializada y tratar de ordenar tu vida para mantener una armonía que brinde éxitos. De este modo, los entumecimientos disminuirán.