Pocas cosas que pueden ser tan molestas como tener dificultad para respirar, entre los síntomas de la ansiedad este puede ser un padecimiento común que causa miedo y acrecienta aún más el temor.

La dificultad para respirar por ansiedad es un síntoma que genera estrés y muchas crisis en los pacientes llevándolos a la sala de urgencias con bastante frecuencia, ya que puede confundirse con los síntomas de otras enfermedades, como el asma y problemas cardíacos.

Una de las frases más oídas es “me cuesta respirar por ansiedad”, esto puede llegar a ser muy desesperante y generar dificultades en su vida cotidiana.

La ansiedad y dificultad para respirar puede resultar en una percepción motivada por un estado emocional que genera hiperventilación. Se produce un círculo negativo que alimenta el estado ansioso y acrecienta los síntomas. La persona que lo sufre siente temor porque desea evitar por todos los medios esta desagradable sensación.

Ansiedad y Dificultad Para Respirar Todo el Día

Los problemas para respirar por ansiedad se refieren a ahogos y dificultad aparente para respirar.La respiración está íntimamente conectada con los procesos emocionales del cuerpo, pese a ser una función del sistema parasimpático. Si la ansiedad es muy fuerte puede afectar durante el día el correcto funcionamiento de la misma, aunque la dificultad para respirar es más una percepción que un síntoma real.

La ansiedad y problemas para respirar generan hiperventilación o respiración superficial, lo cual contribuye a agravar la situación. La presencia de emociones negativas produce cambios en la respiración.

Síntomas de Ansiedad de no Poder Respirar

“No puedo respirar por ansiedad” es una de las exclamaciones más frecuentes en este tipo de padecimientos, la respiración se vuelve superficial y esto realimenta el círculo de la ansiedad y la dificultad para respirar.

La dificultad para respirar por ansiedad es interpretada por el cerebro como un síntoma peligroso, aunque no hay un verdadero riesgo de ahogamiento. Algunas sensaciones que se pueden presentar son: ahogamiento, incomodidad al respirar, opresión, sofocación, asfixia, entre otros.

Es importante identificar qué produce la respuesta de ahogamiento,aquí se encuentra todo lo que necesitas saber acerca de problemas como la dificultad de respiración por ansiedad.

Ansiedad y Dolor al Respirar

La dificultad para respirar por ansiedad es un síntoma fisiológico que se caracteriza por la dificultad aparente de tomar aire, la respiración se vuelve superficial y la persona comienza a hiperventilar. La ansiedad aumenta, y la persona puede pensar que va a morir.

Esta dificultad para respirar por ansiedades aparente, ya que es una percepción generada por el cerebro.

Me Cuesta Respirar Profundamente por Ansiedad

Con la ansiedad te cuesta respirar, ya que ante estados ansiosos el cuerpo busca energetizarse para producir una respuesta adaptativa, esto produce una hiperventilación, haciendo que la respiración sea más acelerada y superficial. Así el cuerpo busca obtener más oxígeno entonces se presenta la dificultad para respirar.

La dificultad para respirar y ansiedad provoca lo que se denomina “hambre de aire”, el organismo busca más oxígeno, el cuerpo bloquea esta entrada produciendo la sensación de ahogamiento o dificultad en la respiración.

Por qué la Ansiedad Produce Dificultad Para Respirar

“No puedo respirar por la ansiedad” aquí te explicamos por qué pasa esto en tu cuerpo. El trastorno de ansiedad y dificultad para respirar  se pueden producir simultáneamente.

Ante una situación de estrés, un impacto emocional fuerte o cuando el cuerpo se prepara para enfrentar una situación amenazante real o imaginaria, se generan una serie de respuestas fisiológicas que desencadenan una sensación de ahogamiento.Se produce un aumento del oxígeno que el cuerpo trata de bloquear generando una disminución en el ingreso del mismo.

Entonces, en este momento se produce la respuesta de ahogamiento: “me cuesta respirar por ansiedad”, pudieras expresar, pero esta es sólo una sensación, no es un ahogo verdadero.

Debemos estar consciente de la relación entre la ansiedad y dificultad para respirar, y de esta manera entender que no es una reacción peligrosa, y que tu vida no corre peligro. De esta manera, puedes generar estrategias para romper con el mecanismo de la ansiedad.

Cómo Eliminar la Dificultad Para Respirar por Ansiedad

A veces puedes pensar: “la ansiedad no me deja respirar”, pero lo cierto es que simplemente es una sensación, no estás en peligro de sufrir muerte o ahogamiento verdadero.

Cuando dices “tengo ansiedad y no puedo respirar” debes primero concientizar que es psicosomático, no es una dificultad física.

Es importante respirar con mayor lentitud, ya que la hiperventilación sólo aumenta tu ansiedad, de esta manera se puede establecer otra vez el equilibrio en el organismo.

Si sufres de ansiedad debes buscar ayuda, ir al médico resulta fundamental para encontrar la raíz del problema.  En este sentido, la medicación y la psicoterapia son importantes, de allí la importancia en buscar ayuda.

Cómo Respirar Para Controlar la Ansiedad

Una de las estrategias más efectivas para regular el ritmo durante estos ataques es respirar en bolsa por ansiedad, la misma permite reducir la cantidad de oxígeno y restablecer el equilibrio en el cuerpo. Esto permite que el aire entre de forma consiente y así se pueda calmar la crisis que se genera durante un ataque de ansiedad.