¿Últimamente te has sentido inquieto?  ¿Con pensamientos que te perturban constantemente? ¿Sientes que no puedes realizar tus actividades diarias? Puede que tu cerebro se encuentre enviado respuestas por tu estado emocional permanente de manera consiente o inconsciente.  El que puede estar proyectando la ansiedad desde tu interior.

Si además sientes molestias y haz dejado de realizar tus actividades diarias, debes estar alerta pues tu estado de ansiedad puede estar somatizando en tu cuerpo físico. La ansiedad y el dolor se encuentran estrechamente relacionados si el nivel de ansiedad es crónico.

Ya son diversos los estudios que han realizado que comprueban que la ansiedad y dolores físicos se encuentran vinculados por la tensión emocional, además de que el cerebro pasa a enviar menor cantidad de oxígeno a los órganos. El dolor y ansiedad puede estar provocado por una crisis emocional, o un trauma que la persona se le ha dificultado digerir.

De esta manera se produce la ansiedad y dolores somáticos que se generan en el organismo y se manifiestan en el cuerpo físico ya enfermo.

Ansiedad y dolores somáticos

Depende  del tipo de ansiedad  o lo que esté provocando la ansiedad para que se manifieste en el cuerpo. Es importante que aprendas como detectar la ansiedad  para evitar la ansiedad y dolor en una etapa más crónica. Por ejemplo de acuerdo a la tradición holística y la oriental, asocian las molestias en la garganta con ansiedad provocada por las ganas de llorar. El malestar del estómago con el de la ansiedad de esperar. Es por esto que resulta importante detectar la causa y aprender a respirar por el diafragma. Para calmar la ansiedad se recomiendan ejercicios de respiración.

Dolor crónico y ansiedad

Un cuadro de ansiedad generalizada y dolor pueden encontrarse asociado a un fuerte trauma emocional que ocasiona un shock postraumático en la persona que lo padece.  La ansiedad y dolor puede ser un enemigo silencioso muchas personas no consideran importante la salud mental y emocional, evitando ir a terapias para manejar los procesos personales y en ocasiones la ansiedad y dolor pasan a formar parte de su vida. La ansiedad y dolores pueden convertirse en visitantes permanentes no deseados es importante que le prestes atención a estos síntomas.

Dolor causado por ansiedad

Como se viene comentando previamente los dolores y la ansiedad pueden en un gran porcentaje de los casos estar más relacionados de lo que creemos. Estos pueden ser los mas comunes.

Dolor en el pecho por ansiedad

La sensación de pérdida de un ser querido o algún shock emocional fuerte puede ocasionar el dolor en el pecho por ansiedad provocado por la incapacidad de estar en el momento presente y controlar la situación.

Dolor en el pectoral izquierdo por ansiedad

El dolor en el pectoral izquierdo por ansiedad se genera debido a la tensión muscular ocasionado por la ansiedad de forma permanente.

Dolores musculares por ansiedad

Los dolores musculares por ansiedad representan los síntomas más comunes se originan por la tensión muscular. La presión continua hace que los músculos se cansen ocasionando dolores musculares leves o de mayor severidad.

Dolor de brazo izquierdo por ansiedad

Aunque este síntoma se asocia mucho al de los ataques cardiacos, el dolor de brazo izquierdo por ansiedad puede durar unos diez minutos, puede estar acompañado de un hormigueo y ´puede aparecer en ambos brazos.

Dolor de cabeza por ansiedad

El dolor de cabeza por ansiedad aparece en una etapa crónica del estado permanente de ansiedad, que puede estar presentado por estrés mal gestionado y la tensión excesiva lo puede producir, debido a que el cerebro procesa ciertos estimulos que preparan el cuerpo para la defensa.

Dolor toracico por ansiedad

El dolor toracico por ansiedad se produce cuando la tensión de los musculos no permite la respiración adecuada. Generándose un esfuerzo extra en el tórax para lograr respirar.

Dolor esternal por ansiedad

Cuando se produce el dolor esternal por ansiedad es porque aumenta la frecuencia cardiaca, la acidez y el dolor percibido o psicogénico. Esto puede provocar molestias en el esternón que se pueden asociar de igual modo con un ataque cardíaco.

Dolor mandibular por ansiedad

Este dolor mandibular por ansiedad se produce de igual modo por la tensión muscular, puede ser producto de un ataque de ansiedad que viene en crecimiento y al llegar a su punto más alto se convierte en un ataque de ansiedad.

Dolor de espalda por ansiedad

Este síntoma también se encuentra asociado a los ataques de ansiedad, si el ataque se vuelve crónico, la persona también asumirá el dolor de manera constante. La tensión muscular hace que la espalda se inflame debido a la presión constante. De esta manera la ansiedad y dolor se encuentran estrechamente vinculados.

Estos síntomas constantemente se encuentran asociados a los ataques del corazón por el dolor que se manifiesta por ello es común que el pánico acompañe a las dos experiencias. La zona abdominal también es bastante afectada por los ataques permanentes de ansiedad, el diafragma y el conducto epigástrico del igual manera sufren por los cambios y la aceleración que sufre el cuerpo ante los estados de ansiedad.

Los mareos también tienden a manifestarse, el dolor de estomago, el dolor generalizado, el dolor de garganta, la tensión muscular son síntomas que se acompañan por parte de quien los padece. Los nervios en medio del ataque de ansiedad son normales y se manifiestan al desconocer que le está sucediendo.

El cansancio y estrés constante son malos acompañantes para alcanzar una vida saludable. La zona abdominal tiende ser susceptible a las tensiones pues está rodeada de músculos, el tubo epigástrico tiende a sufrir las consecuencias de ataques prolongados de ansiedad.  Desencadenando enfermedades más graves como la gastritis, es por eso que debes prestar atención a los síntomas que está presentando y te des la oportunidad de sanar.

Hipnosis para la ansiedad y dolor

Si haz probado múltiples opciones para lidiar con tu ansiedad pero tu problema persiste, es bueno que te preocupes por ir a un nivel más profundo de tu mente. La hipnosis es una alternativa que puedes considerar para tratar tu ansiedad y dolor. Transformando la perspectiva en la que tu mente asume e interpreta los estímulos de la realidad. De este modo los tratamientos de ansiedad y dolor se llevan a cabo con éxito para minimizar incluso los efectos de un ataque de ansiedad y dolores crónicos.

Si tus síntomas cada vez son mayores, las manos, los nervios, el cuello o el cansancio excesivo te está generando mucha tensión es importante que encuentres remedios que te ayuden a confrontar situaciones personales que se te hagan difíciles de manejar. Ya que puedes afectar zonas importantes de tu cuerpo como la cervical o las costillas si se te dificulta mucho la respiración.

Recuerda que por lo general estos problemas se pueden manejar con un poco de atención a cómo te sientes. Si  te sientes tal y como deseas sentirte en tu vida, sino es así es importante que hagas una reflexión sobre si existe algo que te esté agobiando y cómo lidiar con esos retos que a veces la vida impone.

Recuerda que la ansiedad te paraliza y no te permite actuar con sensatez, primero debes drenar tus emociones, respirar tus procesos y aprender del tiempo como maestro sabio que te permitirá construir tus propias soluciones, mientras tanto disfruta de este momento. El mejor momento para sentirte bien es ahora. Respira.