La ansiedad es un estado en el que la mente de una persona se ve alterada, mostrando inquietud y extrema inseguridad; las personas ansiosas se encuentran en un continuo estado de anticipación, siempre previniendo un futuro incierto que por lo general se dibuja como negativo, tienden a concentrarse mas en el incierto futuro que se imaginan y dejan de vivir la realidad presente. La ansiedad aunque es un estado psicológico tiene efectos sobre el cuerpo de las personas ansiosas: quemazón en diferentes partes del cuerpo, pinchazos insoportables, estrés, dolores localizados o generalizados.

La ansiedad y dolor de espalda tienen una amplia relación debido a que muchas personas ansiosos tienden a olvidarse de descansar por lo que si quiera tienden a recostarse, de ahí que surja el dolor de espalda por estrés y ansiedad, un diagnostico preocupante de debe tomarse con mucha seriedad.  El dolor de espalda por ansiedad puede repartirse a otros partes del cuerpo debido a que la espalda es la pared posterior del cuerpo, el dolor de espalda por estrés y ansiedad de largo efecto sin tratar puede ocasionar dolor de pectorales, del esternón o generar lumbalgia.

Quemazón en la espalda por ansiedad

Generalmente, el dolor de espalda asociado a ansiedad es descrito como una fuerte quemazón o ardor, esta quemazón es generada porque los músculos tienden a friccionarse e inflamarse, aumentado la temperatura y generando el malestar; muchas pueden ser las causas que originan esta quemazón, y los científicos están seguros de que la ansiedad provoca dolor de espalda, básicamente porque el agotamiento y cansancio mental se trasmite al cuerpo de las personas causándoles estrés físico y somatizándole síntomas que en la mayoría de los casos no son relacionados con la ansiedad. Pero la ansiedad y dolor de espalda si tienen una estrecha relación y una variedad de causas y efectos. El dolor de espalda por ansiedad puede ser causado por muchos motivos, exceso de trabajo, preocupaciones familiares, deudas, estrés, etc.

Pinchazos en la espalda por ansiedad

Además de la sensación de quemazón, la persona ansiosa que somatiza el dolor en la espalda por ansiedad hacia su cuerpo suele sentir que este dolor viene con pinchazos molestos. Estos pinchazos, suelen iniciar a velocidad e intensidad moderada pero a medida que se dejan progresar, la velocidad e intensidad aumentan pasando de ser una simple molestia a convertirse en dolores terribles que atacan en sincronía. La ansiedad y el dolor de espalda son problemas clínicos que pueden coartar a una persona a desarrollarse de manera correcta;imagínese estar en su trabajo y empezar a sentir estos molestos pinchazos y que después del almuerzo, en medio de la reunión con su jefe, se vuelvan mucho más recurrentes y dolorosos. Si no solo puede imaginarlo, sino que tiene recuerdos de una situación familiar entonces sabe que la ansiedad y dolor de espalda son un problema que puedencausarles problemas en su trabajo.

El dolor de espalda por ansiedad también puede evitar que una persona se pierda momentos importantes en su vida, con su familia, es decir, no poder ir al parque a jugar con sus hijos si se siente adolorido si quiere para levantarse de la cama.

Dolor de espalda y cuello por ansiedad

La ansiedad y dolores de espalda tienen un sinfín de orígenes por separado y en combinación. La ansiedad puede producirse, sentirse por estar sometido a mucha presión o estrés, por tener miedos irracionales o por cansancio. El dolor de espalda puede producirse por las mismas razones, por una combinación de varios factores o simplemente por la sumatoria de todos pero es la ansiedad, el factor psicológico más preocupante porque es silenciosa y casi nadie sabe cómo identificarla. Si eres de las personas que pueden identificar y decir fácilmente “tengo ansiedad y dolor de espalda” y puedes llegar a la relación entre ambos malestares, entonces probablemente seas una persona que encuentre solución no solo a los síntomas sino a la causa.

La ansiedad y dolor de espalda, por lo general, no son solo un problema localizado, sino que tiende a generalizarse y esparcirse a otras áreas del cuerpo sino se atiende de manera idónea. El cuello por ser un área intermedia entre la espalda y la cabeza, tiende a ser el puente porque pasa toda la información psicológica y no es de extrañar que si algo falla arriba y se transmite hacia abajo, sea el cuello uno de los principales afectados y es la quemazón y el dolor en el cuello uno de los motivos más populares por los que las personas dejan de ir al trabajo.

Dolores de espalda por ansiedad

La espalda está compuesta de miles de nervios, músculos, huesos, ligamentos y tendones conectados entre sí los cuales tienden a ser recipientes de dolores localizados o generalizados que la afectan. La causa biológica más común de los dolores de espalda es la tensión de los músculos. Esta tensión puede ser generada por el estrés, cansancio y por la ansiedad. La ansiedad da dolor de espalda y puede afectar una zona o todo el área que va desde de la base del cuello y hombros hasta la cintura.

Los dolores que se presentan en la parte baja de la espalda son coloquialmente conocidos como lumbagos o lumbalgia; eldolor de espalda baja y ansiedad pueden generar malestares tan palpables como un dolor intensos al tratar de sentarse o ponerse de pie, mientras que el dolor de espalda media por ansiedad puede ser generado por malas posturas y tener efectos como entumecimiento y hormigueo en las extremidades, en el pecho o en el abdomen. Una de las cusas que la ansiedad y dolor de espalda alta es el uso excesivo, distensión muscular o lesión en esta zona y sus principales consecuencia es presentada por una severa debilidad en los brazos y piernas. La ansiedad y dolor pectoral también es un malestar muy común entre los que sufren dolores de espalda, es ocasionado por la distribución y esparcimiento del dolor desde la espina dorsal o el esternón hacia el área del pectoral y por lo general se siente como una quemazón intensa.

Tratamiento para el dolor de espalda por ansiedad

Los síntomas de ansiedad y dolor de espalda se pueden tratar y curar, sin embargo, es preciso que se tenga en claro que en realidad el dolor de espalda es en sí, otro síntoma de un problema más grave que de no ser tratado a tiempo y de la manera correcta seguirá generando más malestares e incluso empeorándolas, este problema es la ansiedad. Los principales tratamientos recomendados para aliviar la ansiedad y dolor de espalda incluyen alguna o la combinación de las siguientes opciones:

Medicamentos

Si el dolor es leve se pueden usar medicamentos sin prescripción médica como acetaminofén, este ayuda a interrumpir la transmisión de las señales de dolor al cerebro. Si el dolor es muy intenso se recomiendan medicamentos antiinflamatorios como ibuprofeno, o posiblemente esteroides orales, que ayuden a reducir la inflamación localizada que causa el dolor.

Relajantes musculares

Por lo general se debe tener una prescripción médica para obtenerlos pero si el dolor es grave e intenso se recomienda su uso para combatir la lumbalgia asociada con espasmos musculares.

Masajes

Aplicados con la fuerza y la velocidad adecuada, los masajes son ideales para aliviar el dolor de espalda por estrés y ansiedad acelerando la velocidad y volumen del flujo sanguíneo en toda la espalda; esto no solo produce que el sistema sanguíneo se acelere y propicie la sanación más rápida sino que ayuda a liberar y aflojar los músculos que se encuentran tensados o contraídos de la espalda liberando endorfinas que son analgésicos naturales del cuerpo.

Quiropráctica

Es una práctica que se ha vuelo muy popular por su efectividad para sanar el dolor en el esternón por ansiedad y es que esta es una técnica pseudo-medica que consiste en la manipulación metódica y suave de los huesos, articulaciones y músculos que ayuda a aflojar la musculatura tensada de la espalda propiciando que se relajen y sanen.

¿Cómo aliviar el dolor de espalda por ansiedad?

El trastorno de ansiedad y dolor de espalda puede ser tratado en casa o en la clínica dependiendo de la intensidad del dolor. Si los dolores son leves y no tan recurrentes usted puede tratar el dolor muscular de espalda por ansiedad poniendo en práctica alguna de las siguientes opciones:

  • Descanse más.
  • Tome analgésicos de venta libre.
  • Utilice una almohadilla de temperatura (fría o caliente)
  • Haga ejercicio.
  • Practique una buena postura.
  • Aprenda métodos de relajación para reducir el estrés.

Si siente que la ansiedad y dolor de espalda son más graves y no los puede manejar por si solo entonces es preciso que consulte a su médico y le indique tanto las causas como los efectos pero no solo hable sobre su dolor de espalda, sino infórmele sobre el aumento de la tensión muscular por ansiedad que ha estado presentando, él sabrá que tratamiento aplicar para hacerlo sentir mejor fisca y mentalmente.