Ansiedad Patologica – Definicion y Sintomas de Ansiedad Patologica

//Ansiedad Patologica – Definicion y Sintomas de Ansiedad Patologica

Ansiedad Patologica – Definicion y Sintomas de Ansiedad Patologica

La ansiedad es una respuesta normal del organismo, ante una situación que genera estrés o que resulta amenazante. No obstante, cuando se vuelve un estado constante puede generar problemas en la vida de la persona e incluso la presencia de enfermedades físicas, a esto se le denomina ansiedad patológica.

La ansiedad patológica tiene cura, lo primero es reconocer la situación y buscar ayuda, ante este padecimiento se debe buscar el consejo de un especialista, que le permita encontrar la causa de su ansiedad patológica, ya que este estado nervioso tiene generalmente una raíz emocional.

La ansiedad patológica puede somatizarse en diferentes dolencias físicas como dolor de cabeza, muscular, dolor de estómago, nauseas, vómitos, mareos, problemas para respirar, entre otras manifestaciones.

Esta enfermedad genera una sensación constante de angustia, los temores no están fundados en ninguna causa específica, sino que se presentan de forma difusa, la persona siente que algo malo va a pasarle, aunque algunas veces se desatan con relación a lago específico. No es algo racional y a diferencia del miedo no tienen una causa específica u objeto que la desata.

También puede generar diversas enfermedades psicosomáticas como la gastritis, la opresión precordial.

¿Quieres conocer todo acerca de la ansiedad patológica? Sigue leyendo este artículo para que te enteres acerca de esta dolencia que es tan común en nuestra vida cotidiana moderna.

Qué es la ansiedad patológica

Cuál es la definición de ansiedad patológica, de acuerdo a los expertos estos tipos trastorno constituyen una enfermedad nerviosa que ocurre cuando la persona responde de manera exacerbada y negativa ante un estímulo real o imaginario.

El trastorno de ansiedad patológica se manifiesta por medio de un conjunto de síntomas indeseables como hiperventilación, sudoración, náuseas, tensión muscular, palpitaciones, dolor en el pecho. Esto constituye una de sus características principales, pero es importante saber que la ansiedad patológica tiene cura.

Las características de la ansiedad patológica son la intensidad incongruente ante un estímulo determinado, una respuesta fisiológica que causa malestar y molestia, generando una respuesta no adaptativa que afecta negativamente al individuo.

Con la ansiedad patológica se producen pensamientos relacionados con daños o amenazas, se activan de manera exacerbada los mecanismos de huida, ataque y lucha; se produce tensión muscular y nerviosa, se manifiesta la presencia de rituales, flash back, también miedos recurrentes, incluyendo el temor a la presencia de la ansiedad y los ataques de pánico.

La ansiedad patológica puede presentarse en algunas personas más que en otras, ya que puede provenir de factores genéticos. Sin embargo, la ansiedad patológica se puede controlar con el tratamiento adecuado, esta puede tener muchas causas, la principal tiene un basamento emocional.

Para conocer más acerca de este tema puedes cliquear en este link en donde encontrarás más información interesante acerca de la ansiedad patológica.

Tipos de ansiedad patológica

Cuando es patológica la ansiedad produce una respuesta que no es adaptativa, manifestando en ciertas reacciones físicas, como palpitaciones, sudoración, problemas para respirar, entre otros síntomas.

La definición de ansiedad patológica se refiere al conjunto de reacciones que superan la denominada capacidad adaptativa, y que también afecta la vida cotidiana de la persona, disminuyendo su rendimiento o desempeño diario. Algunos ejemplos de esto es la fobia social, la cual impide al individuo tratar normalmente con otras personas. Este tipo de ansiedad patológica puede generarle a la persona grandes impedimentos en su vida social.

La ansiedad patológica debe ser tratada con un especialista, ya que generalmente estas manifestaciones están relacionados con temores, situaciones traumáticas, enseñanzas erradas, entre otras que afectan a la persona. El especialista puede estimularle a realizar terapia individual o grupal, así como también un tratamiento farmacológico, lo cual le ayudará a superar su ansiedad patológica.

Los síntomas de ansiedad patológica son muy conocidos, y se pueden detectar fácilmente, entre ellos se pueden mencionar: palpitaciones, dolores en el pecho, sudoración excesiva, dificultad para respirar, que generan un gran malestar en el sujeto y le dificultan su vida cotidiana. Además, producen un círculo vicioso donde la persona teme las manifestaciones de la ansiedad patológica, lo cual aumenta aún más la ansiedad.

Ejemplos de ansiedad patológica

La ansiedad patológica  puede clasificarse en siete tipos diferentes de enfermedades, de allí que la definición de ansiedad patológica sea muy extensa con relación al tipo de patología que se produzca. La ansiedad patológica es una enfermedad que puede confundirse con diversas enfermedades físicas, y que en algunas personas puede volverse tabú o incluso un estigma social.

La ansiedad patológica puede clasificarse en: trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de pánico, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno por estrés postraumático, fobia social, agorafobia, trastornos de la imagen corporal.

Los síntomas de ansiedad patológica pueden confundirse con las manifestaciones de ciertas enfermedades como el asma y los problemas cardiacos. Lo cual lleva a muchas personas que sufren de esta enfermedad a consultar consecutivamente con especialistas e incluso ir a las emergencias médicas.

Causas de la ansiedad patológica

Existen diversos factores que causa la ansiedad patológica, la principal es un mecanismo natural del cuerpo, por lo tanto los síntomas típicos están orientados a generar respuestas para enfrentar o huir a un estímulo específico y eliminar la amenaza existente. Sin embargo, en la persona con ansiedad patológica el estado se vuelve constante y se reacción ante situaciones que no ameritan la respuesta ansiosa.

Las causas de la ansiedad patológica pueden denominarse como endógenas, exógenas y angustia existencial. La primera se refiere a factores genéticos así como a cambios en el organismo, la segunda se debe a elementos externos como conflictos, crisis de identidad personal, son problemas que se generan de causas externas al sujeto pero que igualmente le afectan.

Por eso, la ansiedad patológica genera las respuesta fisiológica natural ante una situación de peligro como un aumento de la circulación hacia las extremidades, también produce taquicardia para acelerar el bombeo de oxígeno, lo cual incrementa a su vez la respiración. Este mecanismo natural del cuerpo, puede sufrir alteraciones ocasionando una respuesta intensa que genera malestar y afecta físicamente a la persona.

Generalmente, lo que se oculta tras la ansiedad patológica son factores emocionales, pero también pueden deberse a aspectos como el temperamento, actitudes con tendencia hacia el perfeccionismo, baja tolerancia a la frustración o la incertidumbre, entre otras.

Los síntomas de ansiedad patológica pueden resultar realmente molestos, y afectan la vida del individuo dificultándole su desempeño social y desarrollo como persona. Algunas personas que sufren de ansiedad patológica pueden llegar a encerrarse y no salir de su casa en años, por lo tanto es importante buscar ayuda para mejorar la situación e incrementar la calidad de vida.

Algunas personas pueden somatizar la ansiedad en diferentes enfermedades como la artritis, los dolores musculares, estomacales, dolores de cabeza, taquicardias, erupciones cutáneas, problemas digestivos, entre otras manifestaciones físicas que se confunden con verdaderas patologías.

Síntomas de Ansiedad Patológica

La ansiedad patológica puede manifestarse por medio de diferentes síntomas, los cuales resultan desgastantes y molestos para quien los sufre,      los mismos se presentan en el plano fisiológico, emocional y cognitivo, así como conductual.   Por lo tanto, pueden incidir negativamente en la vida completa de la persona, siendo en algunos casos completamente paralizante e impidiendo del desarrollo del sujeto.

En la definición de ansiedad patológica se describen los síntomas fisiológicos como las manifestaciones físicas que se expresan por medio de respuestas tales como: palpitaciones, taquicardias, irritabilidad, mareos, problemas para respirar, dolor en el pecho, sudoración o sudor frío, etc. Estos síntomas característicos resultan muy desagradables y el sujeto puede desarrollar intenso miedo a ellos, lo cual realimenta el circulo de la ansiedad.

Los síntomas de la ansiedad patológica varían dependiendo del tipo de patología que tenga el sujeto, no es lo mismo la sintomatología que puede presentar un paciente con agorafobia que otro que tiene trastorno de ansiedad generalizada.

Por ende, en el tratamiento de esta enfermedad es importante la realización de un correcto diagnostico que permita la aplicación del tratamiento adecuado a las necesidades del sujeto.

Los síntomas de ansiedad patológica de naturaleza emocional y cognitiva también pueden manifestarse en ideas obsesivas, pensamientos intrusivos, tener la mente en blanco, problemas de concentración, olvidos, la presencia de preocupaciones excesivas. Estas reacciones producen en el sujeto problemas para su desempeño laboral o académico, ya que le impiden obtener un correcto aprendizaje o realizar de manera acertada sus tareas cotidianas.

En cuanto a los síntomas conductuales de la ansiedad patológica la persona que la padece puede experimentar cambios en los patrones de su sueño, retraimiento social, problemas para realizar las tareas cotidianas, mecanismo de evitación, presencia de bloqueos emocionales, entre otras manifestaciones. Es muy común que las personas se muestren irritables y tengan cambios de humor constante.

El Estrés, La Depresión y la Ansiedad Patológica

Laansiedad patológica puede producirse por acción del estrés, el cual se produce por la presencia de una tensión excesiva.

El mismo consta de diversas fases, la primera se refiere a respuestas fisiológicas como baja de la glucosa en sangre, descargas de adrenalina, aumento del catabolismo. La segunda fase se la resistencia en la cual la persona puede aumentar su rango de resistencia ante la situación que le genera estrés. Finalmente, se produce una fase de agotamiento en la cual el cuerpo cede ya que su resistencia llega al límite máximo de su capacidad, ocasionando que el individuo pueda enfermarse o tener un colapso emocional.

Una persona en constante estrés puede desarrollar ansiedad ya que las respuestas del organismo son similares en ambos casos, incluso una persona ansiosa puede desarrollar estrés.

Por su parte, la depresión también puede manifestarse al presentarse la ansiedad patológica, ya que la persona se siente impedida para desarrollarse con individuo y realizar sus tareas cotidianas de forma normal.

Cómo Detectar Ansiedad Patológica

La ansiedad patológica  se considera como tal cuando sus síntomas son exacerbados y afectan diversas áreas en la vida de la persona, convirtiéndose en el centro de la existencia del individuo, afectando el desempeño laboral, académico y personal. Ninguna área queda a salvo cuando la persona tiene ansiedad patológica. Se considera que en la población existen de un 10 a 20% de personas que padecen de ansiedad patológica.

Existen instrumentos con los cuales se puede medir la ansiedad patológica, la escala de ansiedad patológica permite conocer si la persona padece de esta enfermedad, algunos de ellos son la escala de ansiedad patológica de J. Grau y Cols con la cual se puede medir la incidencia y diagnosticar esta patología.

Otros instrumentos usados para medir la ansiedad patológica son: el inventario de ansiedad rasgo-estado Ch. Spielberger, el inventario de Depresión Rasgo-Estado (IDERE), Inventario de Depresión de Beck, Escala del Centro de Estudios Epidemiológicos de la Depresión (CES-D), entre otros.

Dentro de la definición de ansiedad patológica se debe hacer una distinción entre la misma y el miedo, ya que la ansiedad patológica se caracteriza fundamentalmente por presentarse forma generalizada, por lo contrario el miedo se relaciona con un objeto específico.

Un ejemplo de la ansiedad patológica en la ansiedad social. Se le considera como una de las ansiedades más limitantes por las consecuencias que genera en el sujeto, ya que la misma prácticamente reduce al individuo a un estado de ostracismo. Pero como saber si tienes ansiedad social, existe en las personas que la padecen una respuesta de anticipación ante la situación social específica que desata la ansiedad, como por ejemplo hablar en público, la persona se imagina la situación y todo lo que puede pasar en torno a ella.

Este tipo de ansiedad patológica dificulta la respuesta asertiva ante las situaciones sociales, generando en el sujeto imposibilidad para tratar con otras personas de la manera adecuada, la persona está muy pendiente de lo que otras personas puedan pensar.

Diferencias Entre Ansiedad Normal y Patológica

La ansiedad normal se diferencia de la patológica en que esta última afecta negativamente la vida de la persona en diversas esferas.

Existe una diferencia entre ansiedad patológica y normal en que la normal se produce como una respuesta adaptativa que permite solucionar un problema y superar una situación. Por lo contrario, la manifestación patológica se vuelve crónica, se manifiesta en situaciones no adecuadas, y además poseen una alta intensidad, la cual genera un comportamiento incongruente con relación al estímulo que la provoca.

Por ende la ansiedad normal y patológica son totalmente contrarias, existen diferencias significativas, de hecho las personas que sufren de ansiedad patológica reaccionan de una manera incongruente ante un estímulo que en otra persona no se produciría. Por ejemplo, el miedo a las mariposas, el cual desata una fobia en las personas que sufren de este trastorno de ansiedad.

La ansiedad patológica es una enfermedad que si no se trata puede volverse crónica y afectar todos los aspectos en la vida del individuo.Por ende, es importante que esta sea tratada a tiempo, y de ser necesario la persona con ansiedad patológica puede tomar medicamentos contra la ansiedad como ansiolíticos y antidepresivos.

Tratamiento Para la Ansiedad Patológica

La ansiedad patológica puede ser tratada por un especialista con mucho éxito, la terapia conductual puede ayudar a la persona a reaprender su manera de actuar ante  un estímulo o situación determinada.

También, es importante considerar el tratamiento farmacológico para la ansiedad patológica, en este caso se emplean antidepresivos, ansiolíticos y, en algunos casos, incluso hasta anticonvulsivos para tratar esta afección.

Para el tratamiento de la ansiedad patológica se usan antidepresivos, los más recetados son aquellos que están fundamentados en los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina.

Los síntomas de ansiedad patológica pueden mejorar considerablemente con el tratamiento adecuado, tanto la terapia conductual y como la medicación o tratamiento farmacológico.

También las medidas tomadas para tratar la ansiedad patológica pueden ser efectivas en el tratamiento para la ansiedad flotante,ya que esta se caracteriza por una preocupación constante y recurrente.Se considera como una manifestación del trastorno de ansiedad generalizada, Por ende, el tratamiento farmacológico y la terapia pueden beneficiar a las personas que tienen esta manifestación patológica.

También,pueden resultar útiles las técnicas de relajación y el mindfulness, que permiten mantener un enfoque positivo ante la vida y reducir el estrés cotidiano. También pueden resultar útiles la terapia ocupacional y la biblioterapia.

Así mismo, la medicina alternativa cuenta con diversas terapias que pueden usarse con éxito en el tratamiento de ansiedad, en conjunto con el tratamiento psicológico y farmacológico. Algunas de ellas son: la aromaterapia, la acupuntura, los masajes, la musicoterapia, la homeopatía, entre otras.

Cómo Controlar la Ansiedad Patológica

La mejor manera de como eliminar la ansiedad patológica es reconociendo la causa que la genera, ya que esto ayuda a eliminar el ciclo de la ansiedad patológica y tratar su origen o fondo.

Es importante mantener el estrés controlado para disminuir la ansiedad patológica, ya que una de las principales raíces que causa este padecimiento es precisamente el estrés.

Si sufres de ansiedad patológica es conveniente mantener una dieta equilibrada, por ejemplo es importante tratar de disminuir las bebidas con cafeína, lo cual puede ayudarte a mejorar tus síntomas, así como los alimentos que tienen exceso de grasa y azúcares simples, ya que esta última genera picos de insulina en sangre, que pueden generar nerviosismo y angustia.

La definición de ansiedad patológica es considerada en el DMSV como un trastorno que puede ser tratable, así que si sufres de este padecimiento puedes encontrar ayuda oportuna, no estás solo, muchas personas se enfrentan con la ansiedad patológica y logran superar con éxito este padecimiento.

La Importancia de una Mente Positiva Para Tratar la Ansiedad Patológica

Los expertos recalcan la importancia de tener una mente positiva ante las situaciones que se presentan en la vida cotidiana. El ser humano tiene una gran capacidad adaptativa ante los estímulos que están en su contexto de vida, pero una persona pesimista posee una baja resiliencia.

Existen muchas filosofías acerca del pensamiento positivo, una de ellas es el mindfulness, en el cual se hace hincapié en percibir los aspectos positivos de una situación, y entender las problemáticas como oportunidades de desarrollo.

Este tipo de pensamiento contribuye a reducir significativamente el estrés, así mismo contribuye a aumentar la resiliencia ante situaciones que generan conflicto que requieren de un proceso de adaptación.

Es muy importante desarrollar una mentalidad positiva, ya que esto te ayudará a disminuir tu respuesta ansiosa ante un determinado estímulo.

Hábitos Saludables Contra la Ansiedad Patológica

Es importante desarrollar hábitos saludables para tener una vida más sana y ayudarte a disminuir los síntomas de la ansiedad generalizada. Al igual que sucede con la depresión, una dieta saludable puede ayudarte a mejorar tu estado de salud, y por ende la presencia de estos padecimientos.

Se recomienda que una persona ansiosa disminuya el consumo de bebidas estimulantes como el café, el té negro, el chocolate, así como las bebidas carbonatadas, las cuales pueden contener grandes cantidades de cafeína y azúcar.

Reducir el consumo de azúcar también es importante, ya que la sacarosa y otros azúcares simples pueden generar fluctuaciones de insulina en la sangre, lo cual se sabe, produce alteraciones anímicas y exacerban aún más los síntomas de la ansiedad.

Tomar suficiente agua es una medida vital para tener una buena salud, se sabe que cuando una persona no consume suficiente agua su metabolismo se lentifica, esto puede ocasionar problemas hormonales, y generar en consecuencia desestabilizaciones en el organismo.

Hacer ejercicios, una rutina de ejercicios puede tener un gran impacto en su estado de ansiedad, las actividades físicas generan la liberación de sustancia como las endorfinas y la hormona del crecimiento, las cuales se sabeayuda a mejorar el estado de ánimo y producir una sensación de bienestar en el cuerpo. Así mismo, inciden en la segregación de la serotonina, neurotransmisor fundamental en el equilibrio emocional del organismo.

Consumir alimentos que contengan triptófano, esta sustancia es metabolizada por el cuerpo para producir serotonina y melatonina, dos neurotransmisores fundamentales en el equilibrio emocional del organismo.

Descansar correctamente, dormir el tiempo necesario es fundamental para tener una buena salud emocional, los expertos han encontrado que las personas que no duermen bien son más propensas a tener problemas emocionales que aquellas que sí lo hacen. Por ende, es importante que respetes tus horarios de descanso.El trasnocho continuo afecta tu salud emocional y además produce desestabilizaciones metabólicas y hormonales.

Relacionarse con otras personas también te ayuda a tener una mejor vida, ya que el ser humano es gregario, es decir, necesita compartir con los demás para sentirse bien. La importancia de tener un círculo de amistades se ha planteado en diversos instrumentos para medir la calidad de vida y también lo han hecho los teóricos del Desarrollo Humano.

Si sientes que puedes tener alguno de los síntomas de esta enfermedad es importante acudir a un especialista que te ayude a conectarte consigo mismo, para así encontrar el origen de la patología.

Es importante que te aceptes y busques soluciones efectivas, no caigas en el círculo de la evitación, ya que esto sólo ocasiona estancamiento y te mantiene atado a la enfermedad.

By |2018-11-05T12:14:13+00:00octubre 29th, 2018|Tipos de Ansiedad|Comentarios desactivados en Ansiedad Patologica – Definicion y Sintomas de Ansiedad Patologica